Archivo | octubre, 2006

La fiesta de cumpleaños

16 Oct

16 de Octubre, Mi cumpleaños.
Menudo día, casi no podía dormir.
Mis compañeros de trabajo me dieron una fiesta sorpresa y tan sorpresa.
Pasaba sola el día y ninguno quiso que me quedase sin pasar una buena noche.
No hay palabras suficiente para agradecer todas las molestias que les ocasionaría, ni os quebraderos de cabeza, ni todos los mails idiotas que se escriben al respecto.
Realmente fue todo tan divertido y tan gracioso que no me canso de decirlo. Me gustó mucho ese detallazo.
No puedo expresar lo que sentí en ese momento, cuando me ví en aquella situación, pero ahí estaban todos y los mejores, Luisito, Dulce, Isma, Miguel, Paola, Elena, Virginia antes de irse a Berlín, Diego, Vero, Covi que nos cedió su casa, Anita y Zaida, mis dos ángeles, Daniel y Paloma, mi jefe y su novia, que menudo esfuerzo hizo la pobre para soportar a una petarda como yo.

Nadie sabe cuanto les quiero.

Anuncios

Diario de un día de trabajo

12 Oct

¡No me da tiempo de nada! El día se pasa volando.
Cierto, ¿cómo no?, pero ¿por qué no puede pasar el día con la sencilla sensación de que no has hecho nada? quizás es que de verdad no has hecho nada, nada productivo y mil cosas estúpidas.
Mientras el dolor de estómago vive conmigo, a diario, me lo paso genial en el trabajo. Mis compañeros excelentes, mi aprendizaje constante más y después de llevar como unos 8 años en el mundo del sector turístico. Creo que me quiero dedicar a la moda, o al régimen por que como siga así no cabré ni en los zapatos.
Dentro de nada, 4 días cumpliré 28 años, llevaré bollos al trabajo, me regalarán algo, por que lo hacemos con todos, comeremos fuera y ahí estarán todos, haciendo de mi familia en mi día especial.

Redactores de calle

4 Oct

Hoy, en una reunión con la agencia de prensa que trabajo, he oido esa estúpida frase, “periodistas de calle“. ¿No es en cierto modo una manera un poco despechada de hablar de los bloggers?. ¿Acaso los periodistas reales tienen miedo de que la gente de la calle sean mejores redactores, escritores y ponentes que ellos?
El miedo produce crítica e insulto, hacia lo desconocido y a veces hacia la realidad.
Pues bien, no son periodistas ni mucho menos, pero puede ser que un blogger realmente exprese a su manera, lo que otros quieren oir.

Al menos tienen su opción de hacer de columnistas y no hacer más ricos, a los que ya lo son.