No tengo remedio

15 Nov

Cada día que me levanto, pretendo que las cosas que haga estén mejor y más organizadas. Lo peor es que te acuestes viendo que eres un gran desastre. Ayer perdí mi libro del sushi y además caí en la cuenta de que me había dejado el cargador del móvil en Cádiz.
El móvil no sólo me sirve pare recibir llamadas, es mi agenda, despertador y memoria. Es triste, pero dependo de un rectángulo con teclas. Ya se ha descargado por completo, claro, mi madre en un alarde de “dónde estás que no contestas al fijo” me ha terminado por agotar los últimos segundos de vida de mi preciado rectángulo. ¿qué es más caro un cargador nuevo o que me lo manden por mensajero? lo investigaré.

Sushi para principiantes

El caso, es que me levantaba yo con el día un poco arrugado y con muchas tareas por delante y poco a

poco se ha ido enderezando, tanto tanto, que mi extraordinario y maravilloso jefe, me ha regalado el libro que perdí. ¡estaba más contenta! voy a poder acabarlo, de hecho voy a mirar precios de camas y somiers rápido para ponerme a leer.
Al fin y al cabo ha sido un buen día.
Gracias por el libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: