Archivo | 5:40 pm

Malas noticias

11 Ene

Es horriblemente duro tener que aparentar que las cosas te importan un poco menos para que los que se ponen tristes no sufran.
Ayer me tocó comunicar mi marcha y después de ver la carita de Victoria, las miraditas de pena de mi jefe y a mis niños con caritas sumisas… no me eché a llorar nadie sabe por qué.
Es que, NO ME QUIERO IR, me gustaría que esta empresa se mudara a Córdoba o que Jose se viniese. Esta empresa tiene mucho futuro y me lo voy a perder, no voy a aprender más cosas y voy a luchar por estar dando el cayo hasta el final, pero la verdad es que no sé como le voy a dar las gracias a todos estos personajes de mi vida. Que comparten mi día a día y han sido testigos de tantas tonterías, cosas importantes y buenos momentos.

Prepararos para la llorera del siglo. Y como me vaya sin conocer a la madre de Victor no se lo voy a perdonar.
Lo malo de estas cosas es que al principio hay más contacto, pero luego se va perdiendo y con un poco de suerte sigo sabiendo de la vida de mi gente por sus blogs. Haceros bloggers y dadme vuestras direcciones.
Hasta el 31 de Enero sigo siendo Viajar.com y Madrileña