Archivo | 10:37 am

Vaya semanita

18 Ene

Para empezar bien el día, me levanto y me tomo uno poco de bizcocho con Nutella, un kiwi y me quemo mucho la lengua con un té. No pasa nada, me compro el periódico y me meto en el metro y en Ópera cuando me iba a sentar me empuja un señor mayor (no anciano) más bien un maleducado, con mucha energía y se sienta él. Me tira a mí contra una señora que a su vez se choca con otra y otra y me regañan un poco entre todas, mientras el hombre “amable” está sentado leyendo su periódico ageno a todo lo que ha provocado. ¿Cómo puede haber gente tan mal educada? y lo peor ¿cómo los demás lo consiente? Desgraciadamente la falta de educación está muy de moda en estos días.

No termina ahí mi mañana, que llego y me mancho con el culo de la botella de agua, por que la limpiadora ha metido la botella dentro de la taza de mi escritorio donde había café del día anterior. Pantalones limpios a lavar de nuevo, jolín 4 lamparones. Me pongo a hacer café y no solo no enchufo la cafetera que ni siquiera le doy al botón de encendido, es que … como diría mi abuela: “en días como hoy ni un bizcocho sólo de levadura sube”. Aún me queda toda una mañana y tarde para enderezarla.

Ayer por la tarde estuvimos de meriendas en el chesscafé, cafetería maravillosa y original a precio razonable con platos divertidos. Cuanto más lo pienso más me gustaría tener una cafetería de ese estilo, con una música más tranquila, creo que ese sería uno de los requisitos obligados y es que la música tiene que invitar a poder hablar y consumir. Lo malo es que no tengo un duro como afrontar un negocio así. Por lo pronto me conformaré con invitaros a merendar a casa y le pondré el mismo mimo y cuidado.

Anita y Zaida están deportistas total, se han vuelto junto con Vero unas fans del paddle. Ahora yo con la tontería me estoy picando y le estoy transmitiendo mi estusiasmo a Jose y creo que cuando esté en Córdoba me voy a comprar una raqueta de paddle y me volveré a apuntar al pilates, que una llega a una edad que va para atrás. A ver si empezamos a amortizar los patines, las raquetas de tennis, el curso de buceo.

¿Quien sabe lo que es un moño-roete?