Archivo | 4:27 pm

Ombligo

19 Abr

Tener ombligo a veces significa que tienes mucha suerte y otras veces que te crees el centro de atención.

Lo normal de un ombligo es que sea redondo, algunos están salientes y otros ombligos tienen pelusas dentro. A mí mi ombligo me gustaba más antes y no por que estuviera más delgada, ni mucho menos, me gustaba más porque tenía mi piercing. Desde que me lo quité, sólo tengo la cicatriz y una barriga muy sosa.

Cuando decidí hacerme el piercing no estaba precisamente delgada, ni cuando he estado más delgada mi barriga me ha parecido más bonita o mejor, de hecho es una parte de mi cuerpo que me obsesiona, estoy constantemente mirándola como si cuanto más la miro, más rápido se me pondrá dura o desaparecerá.

A pesar de que mi padre decía que llevar un piercing es como marcar el ganado, yo cuando tenía el mío no lo sentía así. No sé ni como me atreví a agujerearme de esa manera, con lo cagueta que soy para el dolor. Supongo que porque mi amiga Natalia se hizo el suyo y le quedaba tan bonito, me animé. Así que una tarde de noviembre, un amigo enfermero, TUTI, me atravesó la carne y me colocó el pendiente. Al principio no sentía dolor, pero luego me molestaba un poco.

Mi primer pendiente me lo compré yo, era en forma de banana con una piedrecita azul agua. Por navidad, mi amiga Natalia me regaló otro más pequeñito y más bonito, con una piedra verde agua que quedaba justo en el agujero del ombligo y otra piedra del mismo color en la rosca.

Me lo quité por que fui al naturópata y me dijo “los pendientes y piercings, son puntos de bloqueo de energía que matan ese trozo agujereado de piel”. Supongo que sí. Pero mi piel tiene el agujero hecho y mi ombligo tiene aún el boquete para poder ponerle el piercing, se me ve la cicatriz y queda horrorosa, y como sé que Jose siempre se opondrá a que me tatue nada y a que me ponga piercing también, y como creo que soy ya lo suficientemente mayorcita, me voy a compra otro piercing aún más chiquitín. Puede ser que este verano luzca una barriga menos aburrida por muy flácida, flaca o gordita que esté.

Me gustan los ombligos con piercing y el mío más.

¿Qué hago?