Archivo | 9:37 am

Rutina laboral

11 Sep

Trabajar desde casa es genial. Tiene su millón de ventajas y algunos inconvenientes.

Mi rutina, intento que empiece a eso de las 7.45, que es cuando se levanta Jose. Desayunamos juntos y él se va al trabajo. Si no ocurre como hoy, que llueve y le he llevado. Normalmente a las 9 ya estoy encendiendo el ordenador, pero como tarda en arrancar mientras friego los platos del desayuno, riego las macetillas y hago la cama, si no la ha hecho Jose.

A las 9.30 aprox, estoy en marcha y digo aprox, por que normalmente cuando salgo a la terraza (a regar) la vecina de enfrente (no está exactamente en frente) me saluda y me da el parte de la mañana. Es decir, algo que ha ocurrido por la noche en la urbanización o me cuenta algo de las plantas o una receta o lo bueno que son sus hijos (que lo son).

A mí esto no me molesta, me entretiene un pelín, pero la mujer es muy buena persona y se asusta si está sola en casa, por lo que yo le sirvo de referencia para saber que si le pasa algo yo estoy ahí.

Dependiendo de si viene Jose a comer o no, como a las 14 o a las 15, pero bueno, eso es lo de menos, por que lo bueno es que los días que ha hecho calor, he salido me he bañado un ratín en la pisci y me he despejado más que si me tomara un café.

Luego la tarde de un tirón estoy hasta las 19, que me piro al gimnasio o hacer la compra o las dos cosas o nada de lo anterior.

Las ventajas:

  • Pues que me meto en la habitación de al lado y el resto de la casa no existe y esta habitación tampoco los fines de semana.
  • No me gasto dinero en guarradas del vending, pero me da hambre a la misma hora que si estuviera en la ofi.
  • Puedo pegarme un bañito en la piscina o un paseo por los alrededores cuando tengo la cabeza de bote en bote.
  • Desayuno y como con Jose.
  • Puedo poner y tender la lavadora, sin que la ropa esté dentro horas.
  • Puedo trabajar en chanclas y/o zapatillas de andar por casa (sin una jefa estúpida que me mire y estudie de arriba abajo, todos los días).
  • Si digo una tontería, nadie me va a mirar mal, por que nadie me oye.

Inconvenientes:

  • No tengo compañeros con los que echarme unas risas ni compartir el desayuno de las 10.
  • Como las niñas pequeñas saben que estoy en casa, me dan la plasta para que salga a jugar con ellas, a maquillarlas, disfrazarlas y todas esas cosas que les gustan a las niñas de 6 años.

Tachán!

Anuncios