Archivo | 9:32 am

Mi abuela

16 Nov

Ayer Malva da Pao me dío una gran idea para el post de hoy.

Sobre todo con este fin de semana familiar que me espera, pues es el cumpleaños del abuelo de Jose y el hombrecillo cumple tantos, que está más cerca de los 90.

Sin embargo, voy hablaros de mi abuela.

Mi abuela se llama Paqui, y vive en la Línea, con mi abuelo Pedro, cerca cerquísima de la casa de mí tía, que a su vez también es donde tiene la peluquería y cerca cerquísima de donde mi otro tío tiene la carnicería. Así de sencillos somos en mi familia.

Mi familia, no ha tenido lo que se dice un camino de rosas, sobre todo a ellos que les tocó vivir la guerra civil, a ellos que eran de familia revolucionaria y se quedaron con viudas e hijos huérfanos.

A mí abuela la abondonó su madre junto con sus hermanos y su padre. Entonces, una tía suya la acogió en la casa. Esta señora estaba casada con alguien contrario al régimen de Franco (no voy a decir el nombre, por que es un tema inombrable en mi casa y no voy a ser yo la que traiga malos recuerdos bien guardados), al que mataron  en su propia casa, delante de toda su familia, hijos y sobrinos (mi abuela) en vista de esto la familia, que era perseguida tuvo que salir de la línea y mi abuela fue como un niño, con el pelo corto y ropa de niño a Melilla. Allí estuvo hasta que terminó la guerra.

Mi abuela no se fue a Alemania, Inglaterra o Cataluña, como muchos de otros familiares si hicieron, ella era de las que cosía para la calle y así se ganaba un poco la vida. Conoció a mi abuelo y se casaron y desde entonces están juntos.

Mi abuela es muy graciosa, sabe que no se entera bien de las cosas ni de los nombres y cuando trata de decir arguiñano se parte de risa, se toma todo a broma y pocas veces se enfada. No para un momento, siempre está en casa de mí tía, preparando la comida, o recogiendo las toallas de la peluquería, barriendo los pelos y es la persona que más rápido lee del mundo y más libros, teniendo encuenta que sabe escribir lo justo.

Prepara unos dulces en navidad que se llaman ajuelas, una vez le pedí la receta y por las cantidades que me dio, supe que de ahí saldrían ajuelas para todo el bloque de piso e hice la mitad de las cantidades. Hubo ajuelas para hacer una fiesta, para dar a la vecina, para que los amigos se llevaran y para que Jose estuviera comiendo de eso todo el mes.

Prepara unas tortillas de acelgas o de espinacas, que a mí, que no soy nada amante de esas verduras, las veo como un manjar, por que tienen la textura y sabor de las tortillas de camarones.

Mi abuela siempre me regala cositas de oro, que sabe que no uso, por si alguna vez las puedo cambiar por un plato de lentejas.

En reyes me regala dinero para “bragas” y paños de cocina.

 La quiero mucho por que es la única que he tenido.