Archivo | 11:38 am

88

19 Nov

Eso son los años que ha cumplido el abuelo de Jose, nada más y nada menos.

Algunos querrían firmar por llegar a esa edad.

Lo cierto es que se le ve mayor, pero aún conduce y se pega sus caminatas de 14 kilómetros todas las mañanas y no para un minuto, dice que no tiene tiempo ni de leer.

Yo preferiría firmar por esto último, es decir, que después de jubilarme siga siendo una persona activa.

Nos fuímos a cenar toda la familia (hijos y nietos con sus susodichos) al casino militar de Córdoba, los jóvenes nos sentamos a un lado y los adultos a otro, los jóvenes nos fuimos de marcha por nuestro lado y los adultos por otro. No sin antes pasar por las pruebas del abuelo.

Nos dio un sobrecito a cada uno con la prueba que teníamos que realizar y con un aguinaldo por hacerla.

A mí me tocó un acertijo, a algunos decir trabalenguas a otros chistes y a otros curiosidades y 40 euros de premio.

Jajajaja, me da una vergüenza que un abuelo que no es el mío me de dinero ya que aún me da vergüenza que a estas alturas de mi vida mi abuelo lo siga haciendo.

El domingo, Juan, Lindsay, Jose y yo, descubrimos unos de los mejores bares de Córdoba, la Sociedad de Plateros, con un salmorejo con muchas posibilidades de ser “EL SALMOREJO”.

Lo malo es que desde ayer por la tarde tengo un poco de mareo, mal estar y para colmo frío constante… si es gripe, por favor, que pase rápido.