Archivo | marzo, 2008

Ya somos tres

20 Mar

Hoy el día se presagiaba triste y duro. A medio día se llevarían a la gata con la que he pasado casi todo el tiempo esta semana.

Así que después de muchas vueltas y dudas, decidimos quedarnos con ella. No sé que haremos cuando estemos de viaje. Buscar un hotel de gatos o algo.Tendremos que hablar con los vecinos para que la dejen salir una vez o dos al día y el resto del tiempo lo pase en casa, e ir acostumbrándola a eso.

El lunes la llevaré al veterinario, le compraremos todos los chismes que necesitan los gatos, por que a mí el rollo ese de la cajita de arena me da asquito, pero afotunadamente la podemos poner en la terraza del lavadero. Ya me dirán si está embarazada o es pariente de gatigordi.

La pobre, es buena y se pasa 18 horas durmiendo.

Carta a Vero

19 Mar

Mi domingo pasado, fue un domingo muy cultural. Estuvimos en una exposición sobre Mongolia, a mi parecer muy completa.

Una de las partes de la exposición consistía en imágenes y fotos realizadas de la gente, la forma de vida y las costumbres de los Mongoles nómadas.

Esto me llevo a recodar una tarde, un poco aburrida en viajar.com en la que Vero me estaba enseñando fotos del viaje de su amigo Eladio. Había estado en Mongolia, por supuesto rodeado de niños que querían hacerse fotos con él en dunas de arena y lugares muy distintos.

Esto otro, también me llevó a recordar la tardecita tan divertida que pasamos los tres comiendo kebab y fumando en una tetería de lavapiés, hablando sobre los multiples viajes de Eladio y sobre el erasmus en Roma que pasaron ellos dos.

Me pregunto ¿Vero dónde anda Eladio ahora?

Me gustaría volver a repetir ese día.

Flamenco World

18 Mar

En un momento de decisión fugaz, nos fuimos Lindsay, Mamen (una prima de Jose) y yo, ayer por la tarde a una nave en uno de los polígonos de Córdoba, para ver trajes de flamenca a buen precio.

Normalmente un traje te suele costar, dependiendo de si es de la colección de este año o del pasado, entre 300 y 600 euros. A Mamen, una compañera del despacho de abogados, le dijo que eran muy baratos y el más caro que se había comprado le costó unos 80 euros.

Al recogerme me dicen que ha llamado una amiga y le ha dicho que no hay nada que merezca la pena. Es lo que tienen estas cosas, que no saben si son baratos; por que son del año 4 o bien por que la tela es mala y son los más feos.

Nada más llegar, vemos unos cuantos y no son tan malos ni tan feos, nos dicen que los trajes de niña son más baratos y nos pueden estar bien. Ahí vamos, empiezo a mirar trajes y cojo dos, de la talla 14. Uno rosa y blanco y otro blanco entero con los volantes en dos tonos diferentes de morado. Con el cierre delante. Habría que meterle del pecho y sacarle en las caderas. Así que me dan la talla pequeña de señora (por supuesto me sobra de todas partes) y me lo entallan, de arriba – abajo. Y queda precioso. Finalmente me quedo con el blanco. Parece que es el traje de flamenca del Real Madrid, por que tiene los mismos colores.

Lindsay se prueba otros dos, uno muy original de falda y cuerpo con un hombro al descubierto, pero finalmente se queda con un traje de cuerpo entero de tela clásica y moderna a la vez, con el mismo corte del volante que el mío.

Mamen no se compró ninguno, lo cierto que ella tiene varios, y no vió ninguno que le encantara, para gastar por gastar, las dos por 100 euros, teníamos todo, traje y arreglos y me encanta, menos de 80 euros es muy dificil encontrar nada bueno.

La semana que viene tenemos que ir a probarnos los arreglos y ahora, a buscar los complementos y convencer a Jose de que al menos se coloque un fajín rojo y unos tirantes. Ya me ha dicho 15 veces que no, pero como soy tan pesada.

Me lo pasé genial, igual de bien que una niña pequeña que había por allí, encantada de que la madre le probara trajes de gitana, hasta bailó un poco para mí. Estuvimos como dos horas en la tienda. Por fín tengo el mío.

Tendré que actualizarme en las clases de Sevillanas, que por cierto, me gustan muy poco, pero ya que estamos pues bailamos y nos lo pasamos bien.

Somos más de veintitantos y nos vamos pa la feria…

El colmo de un neurótico

17 Mar

Una vez más, volver a ver una película de Woody Allen es sinónimo de captar frases para guardar en la retina.-

 Con la que yo me quedo de Misterioso Asesinato en Manhattan es: “Un cadáver y claustrofobia, el colmo para un neurótico”.

Lo contrario de…

14 Mar

¿Qué es lo contrario de enfriar? Calentar

¿Qué es lo contrario de calentar? Enfríar

¿Qué es lo contrario de pronto? Tarde

¿Qué es lo contrario de Tarde? Pronto

Esto es como una especie de sueño, que se repite en el que me he resignado a que sea lo que tenga que ser. Un día la nevera deja de enfriar y ahora no solo enfría, congela. Está al mínimo más mínimo y congela todo. Las verduras, la fruta, el ketchup, los Yogures, el queso, la mermelada, los huevos, la leche, el vino… TODO.

Así que el técnico que vino me dijo que me llamaría, pronto, al día siguiente y me llamó “2”, no llamó nunca. El caso es que no me dan  una solución clara y yo creo que voy a empezar a conservar los alimentos en sal, como siempre se ha hecho. 😀

Ahora os dejo con la mejor versión de Dover de Serenade, si si, los viejitos.

y el motivo de por qué lo hicieron

Estupidez

13 Mar

Acabo de tener una conversación con la ex presidenta de la comunidad. Hay un problema con la gata y varios vecinos no la quieren. En concreto mi vecina de terraza de enfrente.

Muchos otros vecinos, los que viven en pisos más altos, no les molesta la vida del animal aquí, al contrario, están tranquilos por que no hay ratas y el jardinero es el principal defensor del animalito.

Ayer en la reunión, mi vecina de enfrente, que tiene un perro que ladra a cualquier hora, en cualquier momento, con un ladrido muy molesto propuso que se llamara a una empresa que recojen animales de la calle. Le da igual si es una empresa que los acoje o los mata, pero que ella está harta de la gata por que a veces se sube en sus sillas de la terraza y le mancha los cojines.

Hay vecinos, incluso que dejan que sus perros hagan pis dentro del recinto de la urbanización, donde luego los niños/as se pasan horas jugando y se tiran al suelo, o los bebés que aprenden a andar se caen y ponen las manos en el suelo, o los que todavía gatean.

Me temo que ninguno estamos excentos de la suciedad que un animal pueda generar, sea gato, perro o pájaro.

Respeto que haya gente que tenga más simpatía hacia unos animales que otros, pero no me cabe en la cabeza que esas personas propogan eliminar a un animal, matándolo, teniendo ellos uno a quien no le harían nada parecido.

Entre la ex presidenta y yo estamos intentando buscar un nuevo hogar para la gata sin nombre, yo me la quedaría con mucho gusto, pero es una gata que está muy acostumbrada a vivir en la calle, así que meterla en una casa sería peor solución. Si no queda otra, será lo que habrá que hacer. Mientras tanto por las noches duerme en mi casa para evitar que se suba al sofá de la vecina.

Me pregunto yo ¿a quien se le ocurre tener cogines blancos en una terraza al aire libre? Si no se subiera la gata, se subirían otros gatos que entran en la urbanización.

Matices

12 Mar

azahar.jpg Córdoba tiene una serie de matices muy característicos de la provincia y de la ciudad. Indudablemente su gastronomía es uno de ellos.

Desconozco el motivo y el origen de la tradición de comer caracoles en esta ciudad, pero en todos los barrios y todos los rincones colocan una barra de bar con recipientes, “tipo palanganas”, para echar los caparazones. En primavera, es típico ver que los restaurantes ofrecen caracoles en andalucía y sabes que tiene caracoles por el olor a Poleo que emana de ellos. Hasta que no me vine, no descubrí el take away de los caracoles y la cantidad de aficionados.

Otro matiz de esta ciudad es el olor a azahar que desprenden los naranjos, sobre todo ahora que están floreciendo un poco antes de la cuenta. Vas paseando y vas viendo los árboles blancos y verdes, cargados de flores y de un delicioso olor.

Aunque el campeón de los olores en una tierra de olivos, como es esta, es el aceite. Muchas mañanas, y esta ha sido una de ellas, abro la ventana y me viene una bofetada de olor a refino de aceite. Voy a tener que investigar si hay alguna depuradora por aquí cerca, pero en la carretera se huele aún más, sobre todo al pasar por los pueblos que son especialmente olivareros.

Este es el mejor momento para estar, antes de que el polen vuelva a los alérgicos estornudos andantes y antes de que el calor no te de ganas de salir a la calle.

Buenos días