Archivo | 10:18 am

Encerrona con gusto

20 Sep

Irte de una ciudad conlleva unos cuantos compromisos. Ya he vivido esto antes y bueno, como no sabes cuánto vas a tardar en ver a la gente que dejas, quieres estar con ellos el máximo tiempo posible.

Si esto le sumamos que esos momentos son divertidos, originales y entrañables, pues más ganas de repetir experiencia.

Anoche, fue la noche en la que pudimos culminar ese momento, con la gente que más pendiente ha estado de nosotros aquí en Córdoba. Nuestros vecinos.

En una extraña tarde de buen tiempo, no había nadie en la piscina, sólo Jorge y su hijo gonzalo, quienes derepente, tenían que ducharse y mucha prisa por ver a la familia. Lo cierto es que todo el mundo estaba bastante acicalado… A las 9.30 habíamos quedado con nuestros vecinos de enfrente para cenar en su casa, antes de ir nos sugirió Lola que nos arregláramos por si luego salíamos a tomar unas copas… Al llegar nos dicen que no les ha dado tiempo de preparar nada, que vayamos a por unas pizzas a la pizzería nueva del barrio.

Claro, al entrar estaban todos los vecinos, esperándonos y nos dieron una pedazo sorpresa.

La noche fue memorable, nos regalaron una foto con un textito muy emotivo, yo lloré por supuesto y una foto con todos los niños de la piscina. Con los que hemos pasado tanto tiempo, hemos jugado tanto y tan contentos se ponen cuando nos ven. Estuvimos de cenita en el italiano y luego de bailes hasta las tantas de la mañana, con el mejor fin de fiesta. Baño en la piscina. Un grupito para todas las edades, la mar de salado, la mar de cariñoso y fiesteros.

Otra cosa no, pero fiestas en esta urbanización hemos tenido varias, la semana pasada el final del verano, viernes merienda niños, sábado cena de urbanización y domingo perol. La próxima, los Santos, migas y gachas… ya nos han avisado. No podemos faltar.

A veces se dice que “el que siembra, recoge”, lo cierto es que no sé muy bien qué hemos sembrado Jose y yo, pero hemos recogido una urbanización que me la llevaría allá dónde fuera, porque sin duda es lo mejor que ha pasado en mi estancia en esta ciudad.