Archivo | 10:47 pm

Soportar la prueba

11 Feb

Por fín me he decidido y la verdad aconsejada por mis compañeras de trabajo y amigas. He ido al láser.

Gracias a una buena oferta, pedí cita y me dijeron que me tendrían que hacer una prueba de tolerancia.

Llegué como 5 minutos antes de la cuenta y enseguida me atendieron, entré en un despacho con la médico. Una médico que hablaba muy bajito, sin embargo tenían un hilo musical bastante fuerte, así que poco a poco tuve que acercarme a la mesa, hasta apoyar los codos. Me explicó la rutina de estos casos. Que hay que preparar la piel para someterte y que funciona muy bien en personas morenas de tez blanca, además no todos los tipos de vellos son aptos.

Me pide un montón de datos, dirección, teléfono, alergias, medicamentos tomados hace poco tiempo etc, acto seguido me pide que me tumbe en una camilla y me da unas gafas protectoras para los ojos y nariz.

Allí tumbada, mientras ella hablaba con otra chica que había entrado, sin llamar, me sentí totalmente ridícula. Más ridícula me quedé cuando la médico se pone unas gafas protectoras super fashion ajustaditas a la cara y monísimas… Pensé ¿qué estoy haciendo?. Daba igual, porque me dieron el primer disparo y: ¡TOMA OLOR A PELO QUEMADO!

Mañana tengo que pedir cita para la primera sesión en serio.

Anuncios