Archivo | septiembre, 2009

Pequeñas puertas que se abren

28 Sep

… y cuando más interesante se pone la cosa en Unsol, voy cojo el petate y me marcho. Si, así es.

Pronto cumpliré 31 años y no sé, dicen que año nuevo vida nueva, pero el año nuevo llega en Octubre, de la mano de un cambio de trabajo, a un proyecto muy interesante, un reto laboral y personal, asumiéndolo con mucha alegría y espectación. Ruralka se llama mi nueva empresa y ya contaré qué me deparará.

Mientras tanto, un puente que me marcho a Suecia, un sobrino por nacer, unos gatos adoptados, un marido que también cambia de trabajo y ganas de tomarme este año con más tranquilidad y madurez.

Anuncios

una pista

23 Sep

L9CASJN44CCAYXSB4NCATOJ5LBCA76GHHQCA32YK26CAE2TKXSCAH57QCPCAYLIOFBCA8UZLMFCA48XEMECALMK7JZCA0TYQ8DCAB7YMPBCADGVNVZCANH8ZWNCA1UZV57CATPLEHGEsta imagen puede parece precipitada, pero lo cierto es que está a la vuelta de la esquina. No sé por qué hemos dejado de escribir la carta a los reyes y dársela a nuestros padres. Digo esto porque seguro que muchos de vosotros al igual que yo nos hemos encontrado con regalos que no nos gustaban. Menudo disgusto le habremos dado a la persona en cuestión. A mí madre, me consta que le he roto toda la ilusión, pero bueno, es lo que pasa cuando eres una insensata u adolescente.

Ahora lo que ocurre es que esa carta de los Reyes vendría bien que te la dieran a ti, porque cuando año tras año haces regalo a gente que es imposible de regalar y de todo tiene dos, las ideas se agotan.

Da igual que escriba esto, al final me va a tocar pensar, si aciertas es muy gratificante. Pero si a alguien se le ocurre sugerir sus regalitos…

Vacaciones out

2 Sep

Esta mañana venía yo alegremente a trabajar cuando en vez de salir por la salida de Metro de Charmatín, subo a la estación. Es curioso, lo que hace días era un hervidero de maletas y personas esperando, tiradas en la estación, durmiendo contra columnas, se ha convertido en una tranquila sala de espera, dónde había bancos disponibles para sentarse.

El verano continua, para algunos, pero no para tantos. Así que puedo imaginar la tranquilidad que debe reinar en Chiclana, en Málaga o Alicante, mientras el metro vuelve a estar lleno hasta arriba, el tren con caras serias y dormidas y los comercios con su horario habitual.

Me pregunto yo ¿por qué no recomendarán que las vacaciones sean escalonadas como las operaciones salidas y retornos? Así todo estaría más despejado.

Buenos días.