Archivo | diciembre, 2010

2011

31 Dic

Hoy es el último post del año, de este 2010 que para hacer balance tendré que decir que ha sido bueno y no voy a decir más, porque prefiero ponerme a mirar ya en lo que viene, que es lo que me toca. Lo pasado, pasado está, lo que se haya hecho mal y no se puede solucionar, sólo sirve para no volver a repetirlo y lo que tenga solución, a ponerle empeño.

Al 2011 le pido que me deje cumplir alguno de mis sueños.

  • No más gatitos
  • Más té
  • Más viajar
  • Más sonreir, menos llorar, ya he llorado mucho este año
  • Más salud y terapias de choque
  • Más momentos inolvidables y únicos
  • Más trabajo hasta decir basta.
  • Más alegría para todos
  • Más reuniones de amigos, las que están planificadas, las que llegarán a los 9 meses y las que surjan.. por favor, que seamos más y no menos.
  • Más recetas y nuevos inventos

Feliz Año a todos

Anuncios

Costumbres televisivas

29 Dic

Yo no sé si es que se les ha olvidado, pero este año por Navidad no han echado en la tele aún “lo que el viento se llevó”, ni “Los goonies” ni “Mery Poppins”

¿Qué está pasando?

Desde que el padre de Víctor se jubiló la tele ya no es lo que era.

Que no echen los Goonies no tiene perdón.

 

Pd: Making Xmas cookies! Yummy Yummy!

Compras y más compras

27 Dic

Qué mal se me está dando este año las compras navideñas. Practicamente los Reyes está a la vuelta de la esquina y yo no tengo nada comprado.

Otros años, como el pasado, a primeros de diciembre tenía muy clarito qué regalar, este se me resiste. Ya voy viendo la luz, pero curiosamente solo se me ocurren regalos para quien no tengo que comprarlos, para mí. 😀

La realidad de todo esto es que muy poquita gente sabe que a mí lo que realmente me gusta es envolver los regalos. Buscar un papel bonito, adornos geniales y dedicarle todo el tiempo que haga falta a que queden espectaculares.

El año pasado me lo curré muchísimo y como es tradición en la familia los coloqué en el salón así muy monos todos ellos. Seguro que Jose se acuerda que tuvimos que empezar a abrirlos la noche antes porque la gata empezó a morder los envoltorios y entre ellos un cd edición limitada del grupo The Swell Season, que me costó lo suyo encontrar.

La vida es un disparate.

 

Por eso no adorno la casa

25 Dic

Feliz Navidad :-)

24 Dic

Así nos hemos quedado Kitty y yo esta mañana después de una sesión de gimnasia para que la edad no haga estragos con nosotras. Mientras, oigo esta bonita melodía en casa del vecino…”esta noche es noche buena y mañana navidad, dame la bota María que me voy a emborrachar..” telita marinera. La letra es para analizarla con detalle.

Ya es Navidad y nochebuena. Una Navidad nueva y rara, en la que las ausencias se notan y si el año pasado en mi brindis decía: “por que el año que viene, estemos los mismos o más, pero no menos” este año he decidido no decir nada en el brindis. Y es que cuando eres adulto y la navidad es una obligación y no algo que llega sin más, todo se da la vuelta.

Cuando era pequeña recuerdo las vacaciones de Navidad como algo maravilloso. Mis abuelos y tíos viven en la Línea y nosotros vivíamos en San Fernando, así que los días señalados había que estar con la familia. Afortunadamente la familia de mi madre y la de mi padre viven en la misma ciudad y eso facilita las cosas. El día de nochebuena mi tía tenía la peluquería a rebosar y mi abuela preparaba cóctel de marisco además de pollo relleno. Mi abuelo volvía a revisar el belén y el árbol, todo en su sitio, turrones y turrones. Visitamos a los tíos que no la pasan con nosotros y comemos y comemos y el 25 igual.

Siguiente Fase: Fin de Año, sin duda alguna era lo mejor. Era lo mejor y para mí sigue siendo lo mejor, me encantan las uvas y mucho más la tradición de comerlas, eso es algo que no quiero dejar de hacer y cada año es un reto poder comértelas concentradamente mientras mi padre dice tonterías para hacernos reír. De peque era impresionante y no me importaría volver a un fin de año como los de entonces. Tras la comida, las uvas, los correspondientes besos salíamos corriendo a la puerta a tirar petardos. Porque aunque estén prohibidos ciertos objetos pirotécnicos, en la línea hay mucho estraperlo, así que el pueblo parece las fallas y aún eso se sigue haciendo. Cuando eres un adolescente molan las fiestas de cotillón y si bien yo creo que he ido a dos os tres, el primero recuerdo que fue una noche memorable y graciosa. Recuerdo mi vestido de fiesta, que perfectamente se llevaría ahora y lo más curioso, me cabría y los taconazos que llevaba por primera vez en mi vida. Qué loca. Qué tardísimo me recogí. Otra fiesta de fin de año fui a currar a un guardarropas y me lo pasé mejor que bien.

Sin dudas en mi familia el día grande son los Reyes Magos, que desde el 5 por la tarde hay que terminar de hacer compras de regalos, siempre, y es que no falla, siempre hay que comprar algo. Vamos a la cabalgata y luego cenamos por ahí, tras eso a casa a poner los regalos y vamos toda toda toda toda la familia a abrirlos por la mañana.

La verdad que hay días divertidos, pero también hay mucha monotonía en algo que podría ser original y diferente cada año. Todos los años pienso lo mismo, que me encantaría, cenar alguna vez en algún restaurante cosas distintas y pasar algún año el fin de año en el extranjero… algún año se hará.

Mientras tanto, me llaman para cenar. Feliz Navidad

Linchitos

23 Dic

En estos días de Navidad se están cumpliendo algunos sueños de algunas personas. Eso es positivo e interesante. Positivo para quien lo desea e interesante para mí.

Los Linchitos, son Juan y Lindsay & Iago, el bebé. Les llamamos así porque a Lindsay en Cádiz no sabían pronunciar su nombre bien y la llamaban Linchi, de ahí Linchitos. Jose y yo sin embargo éramos los Maricuchitos, porque mi padre me llama Maricuchi…

Juan&Lindsay se fueron a Canadá recientemente a ver si las cosas les iban mejor que en Lyon, donde vivían hasta hace un mes y de paso a disfrutar de unas navidades canadienses. Aunque a ambos les gusta Europa y las ventajas que da el viejo continente, a nivel laboral su vida no se presentaba muy interesante y tras dos meses de búsqueda, se marcharon. Afortunadamente en un par de semanas Juan ha encontrado trabajo en Canadá, además ya tienen un coche.

A mí, personalmente, me da mucha pena tenerles así de lejos, por que echo mucho de menos a Lindsay, pero por otra parte me alegro de que estén allí por que por sus fotos veo cómo es una navidad Canadiense, donde todo es como un ritual y bastante diferente de lo que estamos acostumbrados, dónde además tendré una casa para ir este verano, porque si o si, ir a ver a estos chicos va a ser mi plan. Ya me lo perdí una vez y no pienso dejarlo pasar otra. Más que nada porque la madre de Lindsay dice que vaya cuando yo vaya celebraran la navidad para mí, incluso si es verano. 🙂

Este año en mi Navidad no habrá la única tradición que Lindsay nos trajo, los stockings. Los stockings son los calcetines que se cuelgan en la chimenea y dentro tienen regalos. En el caso de Lindsay,  siempre nos compraba regalitos de risa, así de los chinos y la verdad molaba una barbaridad.  De hecho el año pasado que estuvimos en Madrid, montando una casa de galleta de Jengibre y decorándola, Lindsay y yo fuimos a una nave industrial de cosas chinas a comprar miles de tonterías. Aluciné cuando conseguí sacar de dentro del calcetín, que es pequeño y estrecho, un molde con forma de corazón de silicona para hacer tartas.

Me encantaría ir a verles.

No sabemos…

22 Dic

No me ha tocado la lotería, al menos no la nacional, lo curioso es que yo no juego nunca y este año, por ser el que es, pues bueno me he animado. Me hace mucha gracia ahora ver a la gente que dice lo que va hacer con su dinero, es gracioso porque una chica ha dicho “casarme en las Vegas” 🙂 eso quería haber hecho yo sin lotería, qué divertido. Sin embargo yo habría hecho otra cosa y de verdad que lo habría hecho. Comprar un palé de huevos kinder y repartirlos.

Como no sabemos lo que va a pasar nunca, ni yo misma soy previsible, aunque lo parezco, en uno de los mercadillos de estos que hay por Madrid me he comprado una cosa.

No pensé jamás que después del accidente y del día de dolor qué llevo en la mano por esta maldita lluvia iba a comprarme un anillo.

Sí señores, que no cunda el pánico, porque sólo se trata de un anillo de cuero qué en caso de posibilidad de enganche se abre dejando el dedo libre.

Esto que voy a decir ahora es un secreto y una de esas cosas que solo me pasan a mí: Estoy segura de que se abre porque he roto uno mirando cómo estaba encajado. Y además es morado. Son todo ventajas. 🙂

Para cosas raras esto que me ha pasado hoy: Llaman a la puerta en la ofi y contesto al porterillo:

– ¿Es el club de la Mónica?- Yo: uhm.. Si

– Traigo un paquete para Miguel Ángel Jimenez – Yo: Si, le abro

– Firme aquí Mónica…