Archivo | 8:54 pm

Sujeción

13 Dic

La naturaleza a veces te enseña cosas sorprendentes y aunque uno cree que no puede salir adelante, se consigue igualmente. Algunas cosas llegan sin que uno se de cuenta y otras pasan a ser normales sin uno proponerlo.

A mí no deja de parecerme increíble cuando ves un perrillo cojito de una pata, pero que corre muchísimo, o a un niño pequeño que tiene un bracito atrofiado pero juega como otro más y se maneja estupendamente. O bien cuando ves alguna chapuza casera pero aguanta el tipo la mar de digna, incluso algunos inventos de sillas u otros métodos de sujeción que requieren de soportar un gran peso.

Hoy me falta esa cuarta pata de la silla, ese brazo del niño pequeño y esa pierna del perrillo o ese clavo que aguanta un cuadro, hoy no tengo sujeción y me da miedo la inestabilidad y de verdad espero superarlo pronto, que no suplirla.

Con esto quiero decir, que quiero aprender a correr sin mi cuarta pata, sin mi brazo, sin mi clavo, sin mi pierna y con todo el vacío que se me queda.

🙂

Anuncios