Frankfurt

18 Sep

Tras unos cuantos años sin saber nada de Diego Rosado, me dispongo a hacerle una visita. Y mola que en el chek in me dejen guardarme la tarjeta de embarque en el móvil y encima tiene prioridad.

Una vez en el avión le dan mi asiento a otra persona y acabo en la salida de emergencia sentada al lado de un hombre muy guapo y al lado de los baños. Especifico esto, porque en un momento del vuelo se ve que la luz del baño se empieza a encender como loca. Un señor, ha decidido que no puede aguantar dos horas para fumar un cigarrito. Genial. Le toman los datos, se llevan su resguardo de embarque… le echan la peta y le ponen un poco en evidencia. Mientras tanto, yo selecciono mi peli en la pantalla de entretenimiento, No tengo otra que ver, con toda mi hipocondría que Contagioso.

Me traen el sandwich y la chocolatina, me la como y al rato toca bajar. Ahí llega la sobre cargo y le dice al señor fumador que le quitan la denuncia y le comenta una azafata.”Menos, mal, porque es muy violento ver como sale un pasajero esposado del avión”.

Me bajo, paso el control de pasaporte y a coger el bus, que en 30 minutos me dejan en la parada cerquita de casa de Diego. Allí me reciben estos dos, en una pedazo de casa con piscina y una terraza con unas vistas increibles. La tarde se queda super buena, todo el cielo nublado y Diego haciendo bromas.

Al rato empiezan a aparecer los amigos de ellos, majísimos todos y muy divertidos. Tras cenar nos vamos a un bar de rock con una música muy buena y un altar de Elvis.Genuino. Después de una cervecita de medio litro, nos vamos para casa.

Al día siguiente, toca conocer la ciudad, paseamos y paseamos y tras una cervecita, muy rica, cuyo nombre no recuerdo… nos vamos a comer comida alemana. Al Paulaner, genial, con sidrita y todo. Genial! Más paseo, café, tiendecitas, gente peculiar, risas otra vez, a salir a un garito con una música perfecta. Brip pop todo el tiempo. ¡Perfecto! De hecho lo que más me gustó fue, que el dj que pinchaba había hecho unos flyers con los grupos que iba a pinchar… una lastima que no tuviera una lista de spotify.
Hasta las tantas de la mañana.

Domingo brunch y paseo por el río. genial.

Lo peor, tener que esperar en el aeropuerto las dos horas y media de retraso que llevaba el vuelo y llegar a las mil y mona a madrid en un avión que no tenía ya opción de entretenimiento.

A veces, me gusta más estar fuera que en Madrid… qué pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: