Archivo | 6:17 pm

Caminante

11 Mar

La cantidad de cosas que puede llegar a pensar una persona cuando va andando puede suele ser desgastadora.
Obviamente se te vienen a la cabeza miles de recuerdos de cosas vividas. Miles de ganas de llevar a cabo todas las cosas que quiero hacer,  como viajes, ir a ciertos, restaurantes, exposiciones, paseos o actividades al aire libre etc…. Además piensas en cómo puede estar una amiga a la que le pasa algo, no sabes qué,  ni sabes cuándo la vas a ver, ni cómo ayudar, si es que puedes ayudar.
Piensas, quizás lo que le pasa y su ausencia del mundo lo causa no tener novio y sé que a ella le gustaría tener pareja, pero nunca va a haber un hombre bajo mis ojos que realmente sea merecedor de tanta perfección, belleza y sobre todo corazón.  Quizás es porque ya no le termina de convencer su trabajo, el cambio de empresa que tuvo hace 6 meses no es precisamente un avance laboral. No ser mami aún, la aturde un poco porque cree que se le pasará el tiempo, pero se le olvida que somos mujeres no sabemos lo que queremos,  pero lo queremos ahora. A parte que tres de sus amigas estén mentalmente insanas y ella dedique un exceso de su atención y cuidado para que estén mejor y animadas debe desgastarla y peor aún.  Influirla.
Tener familiares enfermos tampoco ayuda mucho y todo lo que no sabemos….
A mí me produce admiración la gente que tan claro tiene lo que quiere de su vida desde pequeños y además lo consiguen. Paso por paso saben lo que tienen que hacer y yo si echo la vista atrás ni creo que todo lo vivido era lo que querría para mí cuando era pequeña.  Ni tampoco sé qué será de mí el mes que viene. Ni sé qué quiero, ni nada de nada.  Me paso el día temiendo que echen y no sé porque tengo que autoinfundarme ese miedo.
Pero sea lo que sea que le pase hace dos semanas que no la veo, que se muy poco de ella y que yo no creo que sea de ayuda ni un poco
Solo espero que cuando se le pase sepa que seguimos ahí y haremos como si nada hubiese ocurrido..si eso es lo que quiere.
A lo mejor todo es más sencillo. ¡Qué nos gusta complicarnos.! Con servidora a la cabeza como ejemplo