Anclajes

26 Feb

Hace exactamente 3 meses, se me ocurrió hacer una de mis locuras, una de esas que dices: “me sujetas el cubata” y vas y lo haces. Lo que yo no sabía es que había más gente como yo en el mundo y no tenía que buscarlas en Kuala Lumpur. Me valía con ir mirar al lado. ¿Qué qué hice? Pues correr un maratón por mi cuenta y riesgo en el que tuve la suerte de contar con compañía.-

Ese Maratón me trajo mucha cosa buena, tanta cosa buena que me dijeron escribe sobre ello y déjalo como un anclaje al que acudir cuando estés desanimada o te falte “punch”. He tardado en ponerme a ello, no sé, igual no encontraba la inspiración de volver a escribir en un blog que solo leo yo. Pero bueno… aquí estoy.

Desde que empecé este blog hasta hoy han pasado muchas cosas, tantas que de repente paso de “maleni” que hacía cupcakes a runner que sigue haciendo cookies, eso siempre. Jajajaja. Pero runner de esas que ya llevan reloj todo pro… no como cuando hice mi primer medio maratón que me tiré al ruedo con lo puesto. Qué momento aquel. Sobre ese sí que debí haber escrito.

Volviendo al maratón Clandestino, que así lo llamaba yo. En plena pandemia, con todas las carreras anuladas y todo el ocio reducido a estar en terrazas y no ser más de 10, le cuento mi locura a varios compañeros y se animan a acompañarme en bici, corriendo o simplemente estando. Me busco alguien que me guíe en los entrenamientos, que además venía mejorando mis tiempos… y toma sorpresa, 1 mes antes del maratón me pongo a engordar como si fueran a sacrificarme. ¿Qué leches? Soy el extraño caso de esa que entrenando tiradas de 30km engorda 4kilos… 4 kilos son muchos kilos para tener que tiar de mí misma durante 42km…

Llega la mañana de la carrera, todo organizado, agua, dátiles, bici acompañante de mi amigo Alberto, algunas liebres que me ayuden a mantener el ritmo y un frío… dios qué mañana más fría, no se me quitó el frío hasta que me duché.

La carrera en sí, estuvo bien, a ver, tampoco se le puede pedir mucho a un recorrido donde no hay animación más que tus maravillosos compañeros uniéndose y yendo a meta. Ni tampoco se le puede pedir mucho a una gélida mañana. NI tampoco se le puede pedir mucho a un recorrido a la vuelta lleno de perros y patinadores y tal….. pero la distancia no era baladí. Hice mal cosas como no controlar los ritmos al principio y como no calentar lo suficiente… aún así bajé mi marca, de otros maratones oficiales y lo logré…

No me imaginaba que iba a estar tanta gente implicada en celebrar semejante hecho conmigo. Mis amigos, se acercaron al río para verme, mi familia me esperaron en meta y mis sobrinos me colgaron la medalla y creo que ese ha sido de los mejores momentos como corredora. Me encantó toda la parafernalia que montaron Vir e Isma, el Cangas cuando apareció con su camiseta del Cádiz, Rafa en bici.. en fin. No creí que la gente se preocupase tanto por mí, sobre todo porque yo desconecté de todo para centrarme en eso.

Durante la carrera tuve momento de bajón y tuve que echar mano de una canción… que la verdad me remontó bastante y creo que la voy a meter en la lista de temazos para recordar siempre ese momento.

Una respuesta para “Anclajes”

  1. Carolina marzo 1, 2021 a 9:26 am #

    Espero que nos encontremos en alguna carrera (que no maratón, que yo estoy modo paseo 🙂 ). Como ves, no solo lo lees tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: