La culpa es de Torrebruno

7 Abr

Definitivamente, la culpa es de Torrebruno. No sé en realidad cuantos años tenía yo cuando repetía como un loro «no tú no», pero claro, teniendo en cuenta que con 8 meses ya sabía decir «Potaje», pues igual la negatividad llegó a mi vida sin yo darme cuenta antes de lo esperado.

No pasa nada, si como un loro con dos años repites esta canción, pero si pasa cuando creces y lo que más veces oyes de ti es que de pequeña tenía muy malhumor y siempre estaba enfadada. Al parecer tenía mucho carácter, al parecer ¿para quien?. Cuando analizo las personas que siguen diciendo eso a día de hoy, me doy cuenta de que son personas que tiene un carácter, potente, pero en el fondo son alegres.

Lo malo de esto es que te impone un cliché para el resto de tu vida, que quizás no es exactamente como finalmente eres.

Tuvo que ser en una conversación con mis amigos, hace ya unos 20 años cuando yo dije: «Claro es que a mí me gustaría ser una persona con mejor carácter y menos malhumor» cual fue mi sorpresa que todos dijeron, jamás te definiríamos así.

Así que más o menos hasta los 26 o 27 pensé que era una persona malhumorada y daba gracias a los amigos que tenía por aguantar ese mal carácter que me persigue desde….¿el potaje?.

Cuanto más pasan los años y más me conozco, y a más gente me cruzo, más me doy cuenta, de que estoy muy lejos de ser esa persona de mal carácter. Tengo temperamento, si, y lo trato de reeducar, también, pero definitivamente soy la alegría con Zapatos en comparación con lo que me rodea y sinceramente, donde los malhumorados, disfrutan o no, pero no saben convivir con una sensación de tranquilidad interna, yo si. Y lo que no sé, es vivir con ese desasosiego que deja el estar alterado todo el santo día.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que cuando me alteran, es horrible, primero porque no me gusta lo que estoy sintiendo, porque son sentimientos negativos, la gente negativa no sabe que esas sensaciones son malas, feas y no se debe uno agarrar a ellas como algo normal, no por nada, si no porque están amargados. Esto es como el que es pobre pues no sabe que el foie está rico y probablemente lo pruebe y diga porque el foigrass cuesta tan caro, pues no sé algo así. Pero volviendo al tema. lo que no saben los amargados es que hay otras opciones, ¿las buscan? No. Algunos las viven y notan una especie de cosquilleo que se convierte al final en malhumor porque es tan bueno lo otro, que lo mejor es volver al malhumor. Ya se sabe esa frase de «lo malo conocido».

Dicho esto…. qué fácil sería si hubiera más trabajo de positivar y menos de negativizar. Decir cosas como «cuanto te quiero, aunque a veces me saques de quicio», «en lugar de a veces te quiero» y el resto del tiempo ¿me odias?.

En fin…. cuantos más años cumple una, menos gente sin malhumor queda, pero yo solo digo. No os cebéis con nosotros, que no tenemos la culpa de que no sepáis gestionaros, vosotros tampoco, pero podéis ponerle solución, yo en mi caso solo puedo ser un saco y no me apetece….

Otro día hablamos del egoísmo del malhumorado y de sus maravillosas frases como «yo si que tengo problemas» «tú tendrías que intentar no alterarte» cuando ellos viven en el odio desde la hora a la que suene el despertador. Igual también el Despertador al igual que Torrebruno, tienen la culpa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: