Archivo | abril, 2008

País multicolor

28 Abr

Tras un fín de semana de “calma”, calor, sol y buen tiempo….

Ayer hablaba con Lindsay sobre esta semana pasada, ya que no sólo a mí se me complicaron las cosas. Su perrita, Reyes, ha contraido una enfermedad incurable, tendrá rachas mejores y peores pero va a tener que pasar la vida con medicación, debido a la picadura de un mosquito.

Esto en una persona es más o menos llevadero, como quien es diabético, por ejemplo, lo que ocurre es que hasta que te cuentan qué tiene, cómo se trata, en qué consiste la enfermedad etc… te llevas un susto y un mal trago que no te lo quita nadie y la perra más buena del mundo, espera paciente a que sus dueños la mediquen cuando le toca. Ha mejorado mucho y seguramente siga así, de por vida.

Este fin de semana he aprovechado para dejarme llevar por mis pastillas y no hacer casi nada, más que descansar y bueno, he dado un paseo corto por la playa, he estado con las visitas que han venido, familia y he atendido a casi todas las llamadas; Jose me ha echado una mano en esto.

Ahora tengo ganas de afrontar estos tres días de rehabilitación y ver cómo evoluciona la cosa y en qué consiste, pues me temo y quiero pasar el mes aquí en Cádiz y dejar mi mano más avanzada que si me la trataran en Córdoba desde ya. Me iré los fines de semana. Tengo ganas de ver a mi gatita preciosa y mis vecinos por lo visto me esperan como agua de mayo. Nunca mejor dicho, ya que van a participar de todas las fiestas que hay este mes en Córdoba.

Vamos a poner una cruz, vamos adornar los balcones y vamos hacer un día de feria y de cata de vino. Eso le han dicho a Jose. Yo creo que con una mano de poca ayuda sirvo, pero echaré el rato con ellos y con tranquilidad.

Un poquito de color a la vida y hoy de desayuno; pan con nocilla. 🙂

Anuncios

Inciso

20 Abr

Continuaré con mi viaje por Londres el lunes mientras tanto mi semana ha sido intensa, en todos los aspectos. Con sus momentos tristes y amenos.

El miércoles estuve con una compañera de trabajo de Jose de paseo cordobés, charlitas, cenita y pasando un buen rato. Las dos estuvimos haciendo recuento de lo que mayo conlleva en una ciudad como esta. Ya hay un dicho que dice “Largo Mayo” y entre, feria de la cata, patios, cruces y feria de Cordoba no voy a parar.-

Parece que va llegando la alegría con tanta lluvia, y las ganas de estar fuera todo el tiempo. Es lo que tiene trabajar desde casa que durante la semana bien, pero el fin de semana se me cae encima. De hecho ya es un no parar hasta Julio, visitas que vienen, viajes a Sevilla, Madrid (de una vez ya) y Cádiz.

Es que ya es hora de volver a un ritmo normal, aunque con una rutina extraña, por tener que seguir con la rehabilitación, visitas al médico, etc, pero volver a ver a gente que no he podido y tenemos pendiente y disfrutar de desayunos al sol en nuestra terraza.

El jueves y el viernes han sido días muy tristes y bueno, las circunstancias de la vida que pasan y no en vano. 

Desde Cádiz con esta ventolera, saludos domingueros y futboleros.

Londres (I parte)

16 Abr

Este año mi viaje a Londres da para varios episodios, aunque trataré de sintentizarlo en dos partes.

Así globalmente puedo decir que nos lo hemos pasado muy bien, podría haber sido mejor y también peor, pero de entrada sabía que sería completamente diferente al de hace un año. Para Jose y para mí los primeros días nos han supuesto más agotamiento mental que físico y eso que andar, hemos andado una barbaridad.

Llegada

Mi tía, primas y tío cogían el avión en Gibraltar con mis padres, ellos llegaban una hora antes en el vuelo y decidieron ir directamente al hotel en vez de esperarnos. Nuestro vuelo salió con retraso de 30 minutos.

Mis padres ya han estado en Londres e iban guiando a mís tíos hasta el hotel, por un camino en metro que le había indicado el profe de inglés de mi padre. Un camino complicado y lioso que trajo algo de polémica, pues aun con el retraso, nosotros llegamos al hotel 30 minutos después que ellos. Esta vez cogimos el Southern Train por que con una libra más te dan el billete de metro.

Nos encontramos en el Museo Británico, que a medida que íbamos avanzando iban cerrando las salas, por lo que tampoco vimos tanto del museo. Acto seguido mi padre actuó de guía para que fuésemos a Covent Garden, Picadilly y Carnaby street, donde cenamos. Claro que mi tía se paraba en cada ecaparate que veía y que todo le llamaba la atención y que mi prima Marina alucinaba a cada paso, con los bollos, las galletas, la gente, las pintas. Cenamos en un pub inglés el típico fish and chips y el típico pie de carne. Hasta arriba de comida y empachados, fuimos a comprar agua y mis primas se compraron un yogurt de postre de la marca Muller y recuerdo que Zaida decía que los Muller en londres no eran tan caros y estaban muy buenos. Ellas decían que era delicioso. Muertitos de cansanción y con dolor de cabeza nos fuimos al hotel a descansar.

Día 2

Quedamos a las 8.30 para desayunar en un Costa Café. No sé cuantas veces habrá pedido mi padre un café en un tipo “Starbucks”, pero quiso ser él el que solicitara los cafés, nos pusieron uno mediano y la taza era un pozo de café. Medio dormidos nos soltó una conferencia sobre su desayuno, pero eso sí, luego nos metio prisas para irnos por que según él llegábamos tarde. Ahí empezó el estress. ¿A dónde llegábamos tarde?

Pasamos por Covent Gardem donde mis primas y mi madre se pararon a mirar unas tiendas y mi padre se puso nervioso, cuando aparecieron, fue él quien se paró a mirar tiendas. Camino de Trafalgar Square íbamos todo el rato andando a marcha militar y con un “venga venga” para que nadie se parara.

 

 

En trafalgar tiré esta foto con la cámara del móvil y seguimos bajando hasta el cambio de guardia y el 10 de Down street, donde perdimos a mi madre un rato entre la multitud. Continuamos hasta el Big Ben, Abadía y Parlamento. Cruzamos hasta el Ojo de Londres, mi tía mientras tantos se iba parando en las tiendas de souvenir que veía, en todas las que podía o le dejaban pararse. Continuamos andando por la Riviera hasta la Tate, pero no entramos, seguimos andando hasta pasar delante de un barco y entrar en el barrio de Borough y el Mercado.

El mercado estaba a reventar de gente y de cosas riquísimas y curiosas, yo estaba deseosa de ir por que sabía que había un puesto que vendía todo tipo de frutas secas, frutos secos y chocolates como toppings para galletas. Quesos de todos los tipos y más comidas exótiquísimas. Dimos una vuelta pequeña y mi padre se cansó y se quería ir, así que le mandamos a un pub con mi tío y Jose encontró el puesto, era una maravilla. El chico que me atendió simpatiquísimo y se podía probar los productos antes de comprarlos. Fue oír eso y yo veía como tía no dejaba de comer de cada cosa que había por allí.

Salimos del mercado y había que llegar al London Bridge, ya llevabamos según la víamichelín 6 km andados. Había que buscar un sitio para comer y no teníamos ganas de llegar al London Bridge ni al London Tower. ¿Dónde comemos? En un indio.

Mientras nos granizaba, cogimos el metro llegamos a Oxford Street para ir a un indio aconsejado en la guía Lonely Planet. Nos costó encontrarlo y seguía granizando y llegamos a la puerta de un sitio, que no tenía pinta de Indio, más bien de restaurante de Sergi Arola, pues entramos. Sólo el menú era de 20 libras. Por lo visto era un indio de alta gama y nueva cocina. Aunque a mi parecer por las 30 libras, 43 euros al cambio por persona que comimos, se come mejor en el Tahi Gardens y en cualquier parte. Aunque mis padres estaban encantados. Mi tía que tuvo que pagar 120 libras, no estaba tan contenta.

La comida india fue motivo de muchas conversaciones en los días venideros, junto con los 45 minutos que estuvo mi tía perdida en Mango, mirando ropa, claro. Marina intentó ir a buscarla y dijo “tu sabes que ese Mango tiene 3 plantas y la baja es gigante, paso de buscarla“. Al final Marina y yo nos fuimos por ahí a Carnaby y yo me compré unas All star rojas por 32 libras unos 40 euros, más baratas que en Córdoba. Mi padre harto de tiendas.

Yo comprendo cada una de las posturas, pero ya sabíamos a lo que íbamos cada uno y a veces es conveniente montar dos grupos en lugar de todos juntos. Al final caras largas y comentarios inecesarios, Jose y yo mediando y a las 20.00 nos plantábamos, ya estábamos hartos, nos queríamos ir al hotel, no teníamos ganas ni de cenar, compramos un yogurt y nos acostamos. Al final de la etapa, habíamos andado casi 15 km.

En el próximo capítulo… Candem, Abercrombie, aeropuerto de regreso

 

Hello Kitty

14 Abr

Ya sé que debería de escribir primero en 8 bloggers y segundo sobre Londres, pero es que me he encontrado esto al llegar.

Han sido 5 y  de todos los colores. Uno Negro, 2 gris y blanco, negro y blanco, marron y negro. La gata está muy mimosa y deben haber nacido esta pasada madrugada por que nadie se ha enterado.

Un poco ratillas si parecen.

Preparativos

10 Abr

Mientras los niños de OT se preparan sus canciones de las galas, yo me preparo la maleta para irme mañana a Londres.

🙂

Hago un inciso y aviso de que será famosa una canción que mi hermano catalogó como la mejor del 2006 .

🙂

Vuelvo a Londres después de un año, pero esta vez al viaje se han apuntado mis padres, mi tía con mis primas y mi tío y Jose, por supuesto. Este viaje va a ser de lo más dispar, pues voy a una ciudad como Londres con una adolescente de 15 años que dice ser punk, por lo que ella va alucinar con todo lo que vea. Eso sí, mi tia y mis primas van con la idea de solo ir de compras y mis padres con la idea cultural de todos los museos y en medio Jose y yo. Supongo que ni tan alto ni tan calvo. 

Mis padres si hablan inglés, pero de mis primas, solo la chica y sé que van a ir riéndose de todo lo que vean. Este viaje promete, desde el minuto 0 en el que yo hice las reservas de todo el mundo. Al menos mis primas y mis padres salen desde el mismo aeropuerto a la misma hora. Al principio Jose y yo nos agobiamos un poco, con el rollo de contentar a todas las partes etc…m, pero ahora dadas las circunstancias, nos lo vamos a tomar con más tranquilidad y a lo que venga. Sin planear nada y a lo que vayan surgiendo. Las compradoras se darán cuenta de que pueden estar solas por Londres y no les pasará nada y mis padres querrán ver lo que hacen el resto y oir lo que dicen y mira… yo es que solo quiero pasarmelo bien y que mi prima quiera volver.

Ya contaré a la vuelta, pero debería de llevar una videocámara.

Mientras tanto, la gata sigue sin parir y una vecina se queda al cuidado de las comidas de ella.

¿Guapo?

8 Abr

Yendo a Cádiz el viernes por la mañana iban sentados cerca de mi asiento un grupo de chicos/as compañeros de universidad, por lo que pudieron gritar. Iban a Cádiz a desestresarse antes de empezar los exámenes.

Una de ellas se emocionó mucho cuando en el periódico venía un dos páginas de “El duque”. Así que se pusieron un poco locas a chillar, una chica aún mayor que nada tenía que ver con ellos, le pidió por favor que le dejara ver la foto.

Me parece curioso este tema, y desde luego es para leer el post de Vickyland sobre lo que vemos cada uno. Pues casi todas las féminas de España están locas con El Duque. No sólo las adolescente. Por supuesto yo no sabía que El Duque era el protagonista de una serie cuyo título debería estar prohibido, pero no sólo eso, el papel en cuestión del Duque, según me han dicho, es el de un chulo machista un poco agresivo.

Independientemente del papel que interprete el actor y de la serie en la que trabaje, pues cuando hay hambre hay hambre, el chico, no me parece para perder la cabeza. Me parece mucho más guapo y atractivo ese que ganó mister universo. Yo sinceramente creo que hay actores más guapos que este y es que cuando te ponen a un estilista, hasta Javier Bardem puede ser guapo.

Sólo es mi opinión.

Sevilla

7 Abr

Habré ido a Sevilla unas 15 veces en mi vida, pero desde hacía 10 años no paseaba por la zona más turistica de la ciudad. La Calle sierpes, el barrio de Santa Cruz, la catedral etc…

El Sábado antes de venirme a Córdoba estuve por allí con mi madre, buscando complementos para el traje de gitana. Teniendo en cuenta que era el primer fin de semana que empezaba la feria, la ciudad estaba petada. Las tiendas de trajes y complementos de gitanas igual. No encontré lo que yo quería, no al menos a un precio que se pudiera pagar, por que 110 euros por un collar, pues no voy a pagar, como que no. La ciudad estaba preciosa y llena de franquicias que no recordaba.

Espero ir pronto que tenemos invitación de los compañeros de trabajo de Jose y no se puede conocer mejor una ciudad que de mano de sus habitantes.