Archivo | julio, 2008

F5

31 Jul

Creo que va siendo hora de actualizar un poco mi blog, aunque lo tengo algo olvidado. Es que llevo unas semanas bastante ocupadas y casi sin tiempo. Así que ahora voy a dedicarme unos minutos a mí misma.

Estoy completamente desconectada, tengo que darle a F5 a blogs de los viajarines y otras gentes, además de ponerme al día con amigos que hace tiempo que no hablo.

Mi rutina rehabilitacion-casa-trabajar en casa- me tiene medio loca ya, estoy deseando coger vacaciones o parar el tiempo. En las vacaciones aún no sabemos que hacer, tenemos varias opciones y todas dependen de que no pierda días de rehabilitación.

Lo único que ha cambiado hasta ahora en mi vida es mi pelo, que me lo he cortado y teñido, un cambio de aires que me ha dado un subidón impresionante, además me he enganchado a la serie Héroes, que la veo en una web del interné.

La gata sigue estándo como un cencerro y trayendo animales a casa, como saltamontes, lagartijas, cucharachas, pájaros… aysh. Dicen que son muestras de agradecimiento que te hacen, pero lo cierto es que a mí lo que es gracia no me hace ninguna, más bien asquito y derepente pego unos gritos cuando veo un saltamontes,… es que yo con los bichos que vuelan que no sean mariquitas de lunares… no puedor.

Mis dotes de cocinita están mermadas, las galletas ya no me quedan igual y no tengo tiempo casi de cocinar.

La piscina la piso poco o nada, pero los fines de semana he estado fuera, en Cádiz con Zai y en Alcázar de San Juan.

Éste último finde con Zai ha sido genial, además de ver a todos mis amigos gaditanos y comernos la tradicional sandía en la playa y esas cositas… nos llevamos a la gatilla. A las 5 del domingo, nosotros nos querríamos haber vuelto, pero la gata decidió aparecer a las 21.30, la metimos en el transportín protestando y pasado pasado jerez empieza a maullar y maullar y maullar, no sabemos que le pasa. Jose se da cuenta de que la gata intenta ir de pie en el transportín, pero se resbala y es que la pobrecita se había hecho pis. Ahora párate, limpia el transportín de pis de gato y limpia al gato que está chorreando y huele fatal… toallitas de bebés por todas partes.

Al llegar a casa, no queríamos ni ver a la gata de lo mal que olía, pobrecita, al día siguiente la lavé… por supuesto no se metió en el agua, pero conseguí echarle agua encima y jabón y frotarla un poco.

Ahora quiero encontrar un transportín que tenga departamento para poder ponerle arena de gato.

No dejan de pasarme cosas curiosas aunque no haga nada. 😀

Anuncios

Gnarls Barkley

28 Jul

Domingo Rociero

15 Jul

Este fin de semana ha resultado ser bastante gaditano. Además de paseos por la playita, tapitas y ver amigos, coincidía con la Feria de la Línea, mi pueblo.

Allí me iba yo a estar por la calle vestida de gitana con el resto de mi gente, cantando y bailando. Probablemente hacía alrededor de 12 años que no iba en esas fechas.

La noche antes del domingo Rociero, convenzo a Lindsay para que también se venga y llamo a mí tía para ver si tienen un traje para dejarle, porque no se había llevado el suyo y efectivamente tienen.

He de decir que mi familia es lo que a los americanos les gustaría plasmar en sus películas de humor. Somos “mi gran boda griega” y todas las que se parezcan a ese género. Como nos autodecimos; Mucho Gitaneo. Nosotros a diferencia de otras familias nos reunimos dos veces al año, en Reyes y en el Domingo Rociero y son las únicas veces que estamos todos, o procuramos estar.

Llegamos el Domingo a las 11.15 de la mañana con una bandeja de bollos para desayunar y de paso despertar a los que estuvieron de fiesta la noche anterior; mi primo Toni, mi hermano, Ruth y mis primas. Mi tía en ese instante que nos vé, coge un megáfono y nos dice: “Buenos días, Mercadona abre sus puertas….” y así despertaron a todos.

Desayunamos todos juntos, una mesa y unos que se levantan, otros que se sientan, unos terminan, otros empiezan…. a pintarse y vestirse.

Ahí llega mi abuela, coge a Lindsay le prueba un traje que le estaba enorme, le pone alfileres se lo quita y en 15 minutos le mete a las costuras del traje y se lo entalla. Ya tenemos lista a Lindsay y comienzan a llegar más familiares y más amigos… una a una mí tía nos va cogiendo y peinando, colocándonos las flores y como buena peluquera que es, nos echa laca hasta tragarla.

Si 12 son los años que hace que no voy, los mismo que hace que no me peina mi tía para tal evento, los mismos que no bailo sevillanas con ella, ni vamos animando a la gente. Así que todo el rato decía que le hacía ilusión peinarme, ilusión bailar e ilusión hacerse fotos y porque no decirlo, a mí también y dejé que hiciera con mi pelo lo que quisiera, algo que nunca antes le había permitido. (De pequeña experimentaba conmigo y me ponía rulos y bigudíes)

Ya estamos todos, andando y cantando hacía el centro de la línea a pedir comida a las barras, bailar y pasarlo bien. Efectivamente, me lo pasé genial, ví a todos, hasta mis primos de Barcelona, celebramos el encuentro de mi hermano y Ruth y bueno, hacía tiempo que la familia junta, no lo pasaba tambien. Los novios de mis primas, bailar con mi padre, charlar con los que hace tiempo que no veo… El año que viene, repito.

Mi tía, mi madre y mis primas.

Genial!

Paradojas

9 Jul

Paradojas de la vida, hace una semana escribo un post la mar de delicioso y dos días después cojo una gastroenteritis que se convierte en el motivo de este.

Así es la vida, derepente coges un virus y te deja echa polvo. Me ha costado recuperarme y que mi estómago vaya admitiendo alimentos, pero hay cosas con las que ni me quiero atrever, como mi amado Salmorejo.

Mientras yo iba al baño, Jose disfrutaba de unas fantáticas reuniones en Barcelona y mi tensión arterial disminuía como los pantanos. Tenía que tomar aquarius y no me quedaba ninguna botella en casa, así que después de unas cuantas náuseas me fui a comprarlo, con sudor frío y mal cuerpo… me costó la vida. Por el camino me encuentro a una vecina a la que le digo que estoy así de mal y me contesta: “qué suerte, no como yo, con el atasco que tengo.”

Ya se sabe, tan importante es comer como vaciar.

Cuando llegué, era el alma en pena desvanecida, qué mal rato, qué camino más largo. Más náuseas y la tensión en los pies. Una vecina, se apiadó de mí y me estuvo cuidando hasta que llegó Jose.

Me pasé dos días en cama y durmiendo porque a poco que me incorporara me volvían las náuseas y unos mareos… y la fiebre. Esto me recordó que estando en Viajar, antes de la mudanza de la moraleja, a mí me dió una gastroenteritis más leve, porque no llegué a tener fiebre, pero a Jose aquella noche le di mucha pena por que me quedé dormida a los pies del wáter.

Ahora estoy más flaca, pero lo que tienen estos virus es que, se recupera uno pronto.

La ocasión bien lo merece

2 Jul

15 días después rompo mi silencio, la ocasión bien lo merece. Es que como dice Vickyland, hay que propiciar las cosas para que se den, y se están dando.

Bien reconfortada, con aire nuevo, con cosas comunes y con ganas de retomarme, continuo con mi vida bloggera, aunque la web tendrá que esperar, pues no tengo tiempo para pararme a entenderla.

La ocasión: Ayer hace 8 años que Jose y yo comenzamos a salir, a ser pareja. Me dio una pedazo de sorpresa, me regaló el juego de ¡cocina conmigo! para nintendo DS y me llevó a cenar a un restaurante muy especial de Córdoba, llamado CHOCO.

Este post va dedicado a los amantes culinarios de: las texturas, las nuevas creacciones, las vueltas de tuerca, los curiosos y por supuesto a mi amor.

Primero que nada aviso a los lectores que soy muy amante de las innovaciones culinarias, sobre todo si son factibles para hacer uno en casa. Evidentemente con una presentación más limitada.

El Choco es uno de los mejores restaurantes de Córdoba, no digo el mejor, porque no he ido a tradicionales como El Caballo Rojo. El Choco, es una reinvención de platos tradicionales con toques andaluces e internacionales. El Chef es Kisko García, recibió el premio al mejor Restaurante Revelación Madrid Fusión 2006.

Os voy a detallar cada plato que me pusieron, pues aún los estoy degustando y oliendo. Como bien dicen en “top chef“, se come con los ojos, olfato y gusto. Ayer me sentí como un miembro del jurado de ese programa.

Avisando de que no comemos Cerdo, pedimos el menú degustación y nos lo adaptaron.

Abrebocas: Gominola de aceite de Oliva, Montadito de pan frito con bacalao, recuerdo de Zuheros (queso con masa brick) y Crostini con aceite.

Pan, de cebollino, queso y tradicional.

Entrantes:

  • Berberechos al natural con Sangría. La presentación era una bandejita con una lata semiabierta y berberechos dentro con una nube de limón y una copa de sangría con canela.
  • Blinis con bola de yema de huevo y huevas de salmón. Claro, la yema estaba cocinada y solamente se partía si tu la partías.
  • Carpaccio de gamba blanca de huelva con mazamorra y wasabi. Este plato estaba delicioso.
  • Copa de vieiras con foie al aire de trufas y salsa de boletus. Presentado dentro de una copa, porque este plato hay que degustarlo como un vino. Sublime.

Platos principales:

  • Merluza con tallarines de choco en salsa de rúcula. Muy bueno, una merluza… perfecta.
  • Tesoro de gallego con mollete de cuco y cebolla, mantequilla aromatizada y patata a los estilos. Esto, era un trozo de ternera, super buena.

Postres:

  • Torrija con helado suspiro de Córdoba. Presentado dentro de un tarro.
  • Churros con chocolate. Presentado en una copa, eran fideos de pasta filo sobre espuma de nata y bajo ganaché de chocolate. ¡Soberbio!

Así que, muchas pijadas, pero deliciosas. Yo, muy contenta, muy sorprendida y habiendo disfrutado una barbaridad.

Gracias Colombito.